FOTOS PINTADAS

sábado, 25 de junio de 2016

Paseo higiénico por mi pueblo




Traigo hoy aquí una peli –que no todo van a ser fotos–, cuyo título es el de esta entrada, Paseo higiénico por mi pueblo, que esto de caminar es muy sano y hay que practicarlo a menudo. Además, el territorio por el que lo hago, como se verá, es muy campestre y bonito. Y es que el recorrido pasa por lugares muy curiosos, que parecen sacados de algún cuento de esos de los que hablan las leyendas antiguas. Desde luego, nada que ver con lo que actualmente se estila, todo ese rollo macabeo de los gimnasios grises de cristal y aluminio –y demás embustes– que tanto aparecen en la tele. Para contemplarlo hay que ir a este enlace:


------------------------------------------

Y como de costumbre, no se pierda esto:

lunes, 20 de junio de 2016

Lee por el morro «El notario de Liébana»



El notario de Liébana, narración corta (50 páginas), puede descargarse libremente en la misma fuente (Amazon) –lo que quiere decir que es GRATIS y no os van a meter virus ni troyanos ni ningún bicharraco de esos–, desde el lunes 20 de junio hasta el viernes 24, día de san Juan, ambos incluidos. Esto puede hacerse en la siguiente dirección:


Ambientada en Mallorca durante una primavera de finales del siglo XIX, es un relato de misterio, intriga y vacile, o por  lo menos el notario se pasa el cuento vacilando: con las reuniones, con el espiritismo, con los billetes falsos...
En fin, el que quiera que la baje y la lea, que tampoco es ningún coñazo inaguantable. A lo mejor más de uno (y de una) se lleva una sorpresa.

 ---------------------------------------------------

También se puede mirar aquí:



miércoles, 15 de junio de 2016

Fotografía en blanco y negro: manejos en el cuarto oscuro



    Sobre este sistema fotográfico, hoy caído en desuso (aunque, curiosamente, apreciado por muchos post-mortem, cosa que llama la atención), he puesto en limpio mis recetas y el sistema que utilicé durante largos años (sobre todo en lo que se refiere al ceremonial propio del cuarto oscuro), y lo he colocado en Amazon por el mínimo precio que te dejan hacerlo: 0,99 €. La cosa va ilustrada con algunas fotos.


     No es un manual enciclopédico ni mucho menos, sino la descripción de una serie de métodos que vienen a describir el procedimiento en su totalidad: qué película usar, cómo revelarla, cómo revelar el papel y hacer copias, y al fin, cómo virar esas copias (cambiarlas de color), pintarlas (que se pueden pintar, por supuesto, muestra de lo cual es lo que se puede ver aquíy retocarlas para que queden presentables.


     Lo que digo puede verse en este enlace:


---------------------------------------------------------------

lunes, 6 de junio de 2016

Regálate (o regálale) un libro de aventuras medievales


Desde el lunes 6 de junio hasta el viernes 10, ambos días incluidos, puedes bajar sin virus ni troyanos ni cosas de esas (directamente de la fuente) la novela dirigida a todos los públicos y ambientada en la Edad Media española (siglos XII y XIII, época de la batalla de Las Navas de Tolosa), que se llama Dios conmigo. El título alude a uno de los gritos de los cristianos al entrar en batalla. 
Esto se hace desde esta dirección:



 Si quieres saber más cosas acerca de este libro, que tiene unas 500 páginas y cuenta la vida de un personaje de aquellos tiempos (Ramón el calatravo), puedes ir a este sitio, en donde se dan numerosos detalles:


 Y si quieres ver otros libros de este autor (el de este blog, Camargo Rain, para servirles a ustedes), entonces lo que tienes que hacer es entrar aquí:

https://www.amazon.com/author/camargorain

------------------------------------------

 
Nota final: esta novela también existe en papel, aunque no es gratis como el eléctrico, claro, que los libros no se fabrican solos no fuera malo, pero por si alguien tiene curiosidad, aquí os dejo el enlace en donde se puede conseguir. En realidad es muy barato (11 €), es decir, la mitad de lo que suelen valer en las librerías libros de este tamaño.


domingo, 29 de mayo de 2016

Un banquete español

(Boceto de bandera española para el futuro: en la actualidad falta el azul)


El auténtico banquete español estaría formado por los siguientes platos:
1 Gazpacho (andaluz –o moro)
2 Tortilla de patatas (nacional –o moderno)
3 Paella de pescado y marisco (mediterránea –o costero)
4 Cocido (castellano –o visigodo)
Estos son los platos clásicos de la cocina española de los últimos siglos, y si a ello le añadimos un postre como
5 Bizcocho de frutas y chocolate
tenemos cubierto casi todo el espectro. 

Estos son los ingredientes:
1 Gazpacho
tomate, pimiento, cebolla, ajo, pepino, aceite, vinagre, pan y sal
2 Tortilla de patata
aceite, patatas, cebolla, huevo
3 Paella de pescado y marisco
arroz, aceite, ajo, pimiento, almejas, gambas, mejillones, rape, mero, pescadilla
4 Cocido
garbanzos, vaca, cerdo, gallina, cebolla, ajo, nabo, zanahoria, repollo y patata
5 Bizcocho de frutas y chocolate
yogur, harina, aceite, azúcar, huevo, peras, chocolate


El gazpacho, el cocido, la tarta y el caldo de pescado para la paella se hacen el día anterior y se dejan reposar. El pescado, una vez cocido, se limpia de pieles y espinas y se guarda en la nevera.
El día que se vaya a comer se fríen patatas para la tortilla y se va calentando el cocido; mientras se fríen las patatas (una media hora) se hace la paella, y mientras reposa la paella se hace la tortilla; así se puede sacar todo caliente a la mesa. El cocido se sirve caldoso, no seco sino más bien como un potaje, pero cuidando de que cada plato –o cada cuenco– contenga un poco de todo, caldo, garbanzos, carne, repollo y etc.
Como son muchos platos, hay que calcular la mitad, o menos, de lo normal para cada uno, y con esto creo que está dicho lo más importante. ¡Que aproveche!


(Se podría añadir la sopa de ajo. Lo que ocurre es que sus ingredientes –ajo, pan, aceite, jamón, chorizo, huevo, etc.–, ya han sido utilizados, y sopa hay una, el gazpacho. Sin embargo, es también uno de los platos nacionales, sin la menor duda. Una alternativa sería: de entrante, dos chupitos de sopa, una fría y la otra caliente: gazpacho y sopa de ajo).

... y si usted se ha quedado con hambre y nota, después de la siesta, así como un gusanillo, nada más fácil de remediar. Abundando en la materia que nos ocupa –la historia–, puede prepararse un tentempié compuesto por un chocolatito acompañado por los inevitables churros, que pocas cosas hay más reconfortantes.

...

Recetas detalladas para confeccionar los platos a que arriba se alude, pueden verse en la siguiente página:


------------------------------------------------------------

Y además: ¿Quiere usted leer libros de aventuras variadas y divertidas? Mire en estas direcciones:





sábado, 21 de mayo de 2016

Mirando al mar


Hará cosa de treinta años, preguntado Camilo José Cela sobre quién sabe qué cuestión, dio la siguiente respuesta: A las mujeres, en este país, se les toca poco el culo, y ¡santo Dios, la que se armó!
Aunque la mayoría de la gente celebró la expresión como propia de la recia tradición carpetovetónica del autor (y del país), buena parte de ella se dio por aludida, y excuso decir cómo pusieron al autor de la frase, que hay personas muy estrictas, y durante aquellas iniciales eras de la progresía no se permitían ciertas bromitas y estas cosas se llevaban a rajatabla.
Pues bien, cuando aún no ha transcurrido tanto tiempo, semejantes actitudes se han generalizado, o se ven de otra manera, y desde luego han perdido parte de su importancia, prueba de lo cual es que hoy se exhiben con asiduidad en espacios públicos, como puede verse en la siguiente fotografía, que bien podría llamarse Mirando al mar y a don Camilo hubiera encantado.

martes, 17 de mayo de 2016

«Culebrón yeyé», la novela definitiva: descarga gratis la tercera y última entrega



Qué, ¿ya leíste la primera y segunda parte de la fantástica narración llamada Culebrón yeyé? Pues si no es así has hecho muy mal, porque te hubieras reído con las movidas y múltiples aventuras del trío Conché (Pancho, Ríchar y Charli), pero si lo has hecho, imagino que estarás deseando saber qué sucede al final, cuando se relata lo que sucedió durante los últimos años del siglo XX y los primeros del actual. Por ejemplo, habla Pancho:

Los últimos tiempos del decenio de los 80 fueron muy confusos, nuestra generación comenzaba la bajada y a unos les sentó mejor que a otros, porque la vida..., ¿cómo era aquello?, ah, sí, pues resulta que la vida es como un tobogán, hasta los cuarenta años te descuelgas aceleradamente desde los más altos picos de la inconsciencia, parece que nunca va a tener fin, pero un día el tobogán se acaba, sales volando y te estrellas contra las piedras. Eso me pasó a mí, dijo Carolo, lo de caerme al suelo, un día me desplomé, estaba tomando copas en la terraza de un bar de Oviedo que se llama El paraguas, era por la noche, y sin poderlo evitar me caí hacia adelante todo lo largo que era sobre el pavimento, piedra pura, cuando pude darme cuenta de lo sucedido me encontré en el suelo chorreando sangre por la boca y la nariz, me partí toda la piñada y estuve tres meses yendo al dentista, aparte de lo demás, claro, porque además de la piñada, te partes la cara y el esternón, ¡santa bofetada...!

No, la chica no se casa con el chico, eso ocurre en las novelas rosas y esta no lo es, es más bien de cachondeo, y lo que aquí sucede es algo mucho más sustancioso que puedes averiguar descargando gratis (gratis, claro está) la tercera y última entrega en el siguiente enlace:


desde el lunes 16 de mayo al viernes 20, ambos días incluidos.

--------------------------------------------

 ¡Ah!, ¿que quieres el libro en papel? Pues también existe, precisamente aquí:



Culebrón yeyé o Charlie en Wonderland, una novela hiperrealista de Camargo Rain

 

sábado, 7 de mayo de 2016

Los libros son imágenes, o aún mejor: son películas


 Literatura y cine
Entre estas dos Bellas Artes hay muchos paralelismos, en general con ventaja para la letra escrita. Por ejemplo, tú compras una entrada de cine, pagas 4 o 5 €, entras, te sientas y, durante hora y media, contemplas una serie de imágenes, es decir, fotografías (a un ritmo de 24 por segundo). Luego se enciende la luz, la gente se levanta y te tienes que ir, que hay que dejar el sitio a los de la próxima sesión, y cuando sales sueles ir pensándolo: no estaba mal este rollo, etc., o todo lo contrario, que eso depende.
Con uno de estos libros eléctricos sucede algo parecido, a saber: compras un libro (más barato, 3 €, o 2,99, por afinar mucho); te echas en una hamaca (o en la cama, o te sientas en el banco de un parque, o resulta que vas en el metro o en un autobús...), lo abres y te sumerges en la lectura, que también son imágenes...
–¿Son imágenes?
–¿Ah, no?... Pues ¿que ves tú en las páginas de un libro? ¿Ves letras? Eso no le sucede a casi nadie. La gente, la mayor parte, no ve letras en las páginas de un libro, sino imágenes. ¿Qué son, si no, los protagonistas de los cuentos, que tienen el cuerpo hecho de sopa de letras? Sí, y no sólo los protagonistas, sino también los personajes secundarios, el leñador y la bruja del bosque y tantos otros; los animales de sus corrales y los lugares en que todo aquello sucede; los bosques y los paisajes y hasta el fondo del mar; todo está hecho de sopa de letras. Los libros que leemos son una pura sopa de letras, no hay más que ver las páginas un poco de lejos, y esto es así porque sucede un fenómeno inexplicable y que voy a intentar aclarar. Los ojos de la cara ven letras, sí, pero los ojos de la mente..., fíjense ustedes, los ojos de la mente no ven letras sino que ven caras, ven cuerpos y ademanes (muecas, contorsiones, aspavientos...), ven paisajes y nubes y objetos de todo tipo. ¿No es esto precisamente la magia?
En los cuentos yo he visto mil y una máquinas y entidades. Ranas verdes, brujas, leñadores, barcos de tres palos, hermanos perdidos en un bosque, cielos estrellados, bellas durmientes, y sin embargo sólo veía letras, igual que ve usted, quien me mira. Son los caprichos y las ilusiones de la mente, lo que sucede cuando nos adentramos en el reino de los pensamientos encantados, lo que nos sugieren las infinitas sopas de letras que danzan en el Universo...

¿He de añadir alguna otra cosa, para convencer incluso a los más recalcitrantes escépticos? Ya sé que hay personas a las que alargas un libro y les dices, mira, echa una ojeada a esto, y levantan las manos como si les hubieras apuntado con una pistola. Luego añaden, no, yo..., y mueven las manos sin saber qué hacer con ellas..., aunque el libro no lo cogen, eso desde luego.
En fin, que así están las cosas y ellos se lo pierden. ¡Ah!, y al acabar no te echan del cine, que va. Al acabar, si te ha gustado, te puedes quedar a la siguiente sesión, es decir, volver a leerlo, y todo por el mismo precio. ¿Alguien da más? ¡Y luego dicen que el pescado es caro!...